fbpx

 

 

Diseñamos un entrenamiento personalizado para conseguir tus objetivos, con un seguimiento y nuestra APP para el control de tu evolución

645 42 11 74

salud mental y ejercicio

¿Cuáles son los beneficios del deporte en la salud mental?

Según la Organización Mundial de la Salud ‘’la actividad física tiene importantes beneficios para la salud del corazón, el cuerpo y la mente’’. También asegura que, entre sus muchos beneficios, el ejercicio diario puede reducir los síntomas de la depresión y la ansiedad. Por eso, no es de extrañar que personas con estilos de vida estresantes o ajetreados, busquen en el deporte, un canal de liberación. Ya que es donde encuentran una forma eficaz de estar más tranquilos, de dormir mejor y de estar más contentos. 

Siguiendo con las definiciones de la OMS, es muy interesante ver que este grupo considera actividad física a un mínimo de movimiento físico al día. Es decir, cualquier actividad que requiera movimiento, como por ejemplo caminar al trabajo, jugar en el parque con tus hijos, subir las escaleras de tu edificio o, por supuesto, ir al gimnasio. 

Quizás te interese este artículo sobre Pequeños cambios en tus hábitos saludables para bajar de peso

En definitiva, no se necesitan hacer grandes sacrificios para tener una mínima actividad física para que esta te pueda comportar beneficios físicos y mentales. Y en este artículo me gustaría hablarte de todos esos beneficios relacionados con la salud mental, así como algunas ideas que quizás no se te habían ocurrido que pueden ser la solución perfecta. 

El mínimo requerido para tener beneficios con el ejercicio

Aquí lo importante no es solo que sepas que la actividad física ayuda a mejorar nuestra salud mental, sino que comprendas de qué manera lo hace. Y cómo podemos cumplir con los requisitos mínimos. Así podrás ver que en realidad son objetivos alcanzables para cualquier persona. Y que sea cual sea tu rutina, podrás empezar a practicar algo de ejercicio. 

Para que te hagas una idea de esos objetivos alcanzables, te diré que sobre todo depende de la edad. Por ejemplo:

  • Para niños menores de 5 años: No es recomendado tenerlos más de 1 hora quietos. Ya sea atados en sillitas, sentados, cargados o delante de una pantalla. La idea es que estén en constante movimiento, jugando sentados, caminando o corriendo. Por su contra, todo este gasto de energía deberá ser compensado con unas 12 o 14 horas de sueño repartidas en diferentes momentos del día. 
  • Para niños de 5 años hasta los 17 años: A medida que van creciendo, la necesidad de gasto calórico y de movimiento se va reduciendo. Pero también se espera que cuanto mayores sean, la actividad física sea más intensa. Para que te hagas una idea, con 180 o 60 minutos de ejercicio físico al día, es más que suficiente para que un adolescente pueda desarrollar una infancia saludable. 
  • Para adultos: Cuando nos vamos haciendo mayores, necesitaremos más horas de actividad física pero intentando que esta sea más bien moderada. Con 75 a 150 minutos al día es suficiente. Además, a partir de cierta edad, empezará a ser necesario realizar trabajos específicos en la musculatura. 

Personas más vulnerables en la salud mental y el ejercicio

Además de la edad, también hay otras variables que se deben tener en cuenta. Por ejemplo, si perteneces a algún colectivos vulnerables físicamente en los que se hayan asociado beneficios específicos al ejercicio como:

  • Mujeres embarazadas
  • Personas con discapacidad
  • Personas con enfermedades crónicas

En estos casos, no hay un estándar general ya que son casos muy delicados y tendrían que ser valorados con anterioridad por un médico. Que este sea quién marque las pautas mínimas de actividad física para que luego un entrenador personal pueda adecuarlas a una rutina de ejercicio. 

Quizás te interese leer este artículo: Beneficios del ejercicio durante el embarazo

Beneficios de la actividad física en la salud mental

Quizás no sabías que las personas con un nivel insuficiente de actividad física tienen un 20% o 30% más de riesgo de muerte en comparación con las personas que practican el mínimo recomendado. Pero no solo eso, sino que este porcentaje también puede ser aplicable a la aparición de enfermedades mentales como depresión.

Y es que al mantener una actividad física regular se activan ciertos neurotransmisores como la serotonina o endorfina que nos producen un efecto de felicidad y satisfacción. Así mismo, muchos estudios han concretado que los niveles de dopamina, la hormona del placer, también eleva sus constantes. Todas estas hormonas nos dan como resultado, mejores sensaciones en nuestra autopercepción, confianza y relajación. 

Conociendo los procesos químicos que ocurren en nuestro interior, se pueden empezar a concluir una serie de beneficios externos y en nuestras emociones que al final es que lo que acabarás agradeciendo del deporte:

  • Al llegar a relajar tus músculos con el deporte, disminuirá también la posibilidad de sufrir ansiedad o estrés que son el primer síntoma antes de desarrollar un trastorno mental más grave. 
  • El desgaste físico y energético con el deporte te ayudarán a dormir mejor. Y un buen descanso mejora consecuentemente a la recuperación y descanso mental disminuyendo la sensación de ansiedad, tristeza o comportamientos irascibles.
  • En nuestra sociedad relacionamos la actividad física con una figura física aceptable. Por eso, al hacer ejercicio, automáticamente nos sentimos mucho mejor con nosotros mismos y con nuestro físico.
  • Muy relacionado con lo anterior, también cabe destacar que nuestra autoestima también mejora. Especialmente cuando te propones algún reto y lo cumples o lo superas. 
  • Tener una rutina física te ayudará a crear un horario y una disciplina, lo cual es imprescindible para mantener una buena salud mental. 

Conclusión sobre la actividad física y el equilibrio mental

La OMS pone un foco preocupante sobre las enfermedades no transmisibles como cardiopatías, cáncer, enfermedades respiratorias o diabetes que son las que más se acentúan con el sedentarismo. Aún así, también remarca una asociación importante entre la actividad física y la estabilidad mental y emocional básica de una persona, ya que el deporte produce relajación, bienestar, gasto energético y mejora tu autopercepción y autoestima. 

Por todo esto, se considera que el ejercicio puede aportar un granito de arena sobre enfermedades mentales. Pero debes tener claro que el ejercicio no curará enfermedades mentales como tales, pero sí puede ser un ancla que las prevenga o las ayude a sobrellevar. 

Desde HE Entrenador Personal nos ponemos a tu disposición para que puedas consultar tus dudas y empezar a llevar una vida saludablemente activa. 

Share
No Comments
Add Comment
Name*
Email*