empezar a hacer ejercicio
5 claves para empezar a hacer ejercicio si eres principiante

Empieza un nuevo año y con este los propósitos que llevamos tiempo persiguiendo y queremos convertir en un hábito. Si tu caso es el de tener un objetivo físico quédate en este post, en el que te daré las 5 claves para empezar a hacer ejercicio si eres principiante y no solo eso, sino que también te ayudaré a que ese ejercicio se convierta en una rutina o un hábito que ayudarán en gran manera a tu cuerpo y tu mente. 

Y es que adquirir una nueva rutina de ejercicio no es tan sencillo como podemos pensar. De hecho, son muchas las personas que no logran integrar una rutina deportiva en sus vidas para hacerlas más saludables. Y es que empezar a hacer ejercicio es mucho más que una mera decisión. Empezar con una vida activa requiere de un gran compromiso, actitud y materiales específicos

Por eso, verás que a las personas les cuesta mucho comer de forma organizada o de forma saludable. Porque comprar comida precocinada es mucho más fácil que mantener verduras frescas y cocinar diariamente. Lo mismo pasa con el deporte. Empezar a hacer ejercicio implica buscar un rato libre, comprar ropa deportiva, inscribirse a un gimnasio o preparar un lugar en tu casa dónde vayas a realizar tu rutina. 

Quizás te interese este artículo en el que te explico todo que lo debes saber para empezar a hacer running

Así que cuanto antes asumas que empezar una vida de ejercicio no va a ser un proceso rápido y sencillo, mejor. Pero no te preocupes porque en este artículo te diré 5 claves para que empieces de la manera más natural y respetuosa contigo mismo posible. 

Claves para incluir deporte para principiantes en tus rutinas diarias

Para ser más precisos en lo que decía anteriormente, lo cierto es que, el simple hecho de empezar a hacer ejercicio no es lo difícil. De hecho, casi todo el mundo ha empezado, al menos 1 vez en la vida, a practicar un deporte. Por eso, para puntualizar, te diré que lo realmente complicado es hacer que el deporte se convierta en algo habitual en nuestra vida. Es decir, que se convierta en un hábito que nos reporte todos los beneficios asociados al ejercicio como bajar de peso, tener una buena musculatura, mejorar el sistema inmune, y muchos más.

Piensa en cuál es realmente tu objetivo

Desgrana al máximo tu objetivo y encontrarás tu verdadera motivación. En este caso es habitual que las personas piensen que “Quiero hacer ejercicio” es un objetivo válido. Pero este es un objetivo demasiado genérico que no se personaliza. Necesitas un objetivo que te represente a ti como individuo. Por ejemplo, puedes empezar a hacerte preguntas como por ejemplo ¿qué quiero conseguir haciendo ejercicio?, ¿porque persigo ese objetivo o porque me haría feliz?, ¿Cómo quiero verme dentro de un tiempo? Todas estas preguntas son importantes para que puedas llegar a encontrar una motivación personal. 

Tu reto en este momento es encontrar una razón que te ponga en marcha los días más duros del entrenamiento. Una razón que sea muy personal y que te represente solo a ti. De esa manera podrás conectar con el objetivo desde una perspectiva única. 

Empieza con algo fácil

Otra cuestión importante es que empieces con ejercicios sencillos, no te mates a hacer rutinas de 30 minutos si nunca has hecho ejercicio. Puedes empezar con una de 7 o 10 minutos como la que te dejaré al final del artículo. Con una rutina general y básica puedes estar varios meses para preparar a tu cuerpo hacia el ejercicio. Tus articulaciones y músculos deben empezar poco a poco a acostumbrarse a nuevos movimientos y estiramientos, siempre de forma progresiva para evitar lesiones o dolores fuertes. 

Otra opción, si tienes un deporte favorito, es empezar con ese mismo. Porque como decía antes, es importante mantener en un lugar prioritario la motivación a la hora de hacer deporte. Por eso, puedes empezar con un ejercicio que te sea familiar o simplemente te guste como por ejemplo puede ser correr, yoga, bicicleta, patines, etc. Recuerda realizarlos en modo principiante para que puedas disfrutarlos desde el principio y puedas asimilar todos los nuevos movimientos que implica este nuevo ejercicio. 

En resumen, elige una actividad que te guste y que te resulte sencilla. Para ello puedes echar mano de una rutina básica general como la que encontrarás en este artículo; o bien puedes elegir una ejercicio que te guste y te motive. 

Piensa en una recompensa

Las recompensas son una parte fundamental en las rutinas deportivas. Es imprescindible que pienses en cómo te vas a premiar por los esfuerzos realizados. Piensa que las personas tenemos instintos muy básicos y somos animales. Y ¿sabes cuál es la mejor manera de adiestrar a un animal? a base de premios y castigos. Obviamente no aplicaremos ningún castigo porque además de tener una parte animal también tenemos emociones. Y un castigo podría ser contraproducente. Así que es mejor centrarnos en un sistema de recompensas que nos motive a realizar los objetivos.

Un sistema de recompensas es lo más personal de estas rutinas y es que depende de todo aquello que te guste hacer en tu tiempo libre. Quizás una recompensa podría ser ir a comer pizza los sábados, ir al cine los domingos, hacer un viaje o una escapada… en definitiva la recompensa que puedes elegir puede ser cualquier cosa que también te motive desde lo más profundo de tu ser. 

Elige actividades, entornos o compañías que te motiven

Como decía anteriormente, una clave para empezar a hacer ejercicio es elegir una actividad que te motive, pero también puedes tirar de otro tipo de motivaciones, como por ejemplo hacer deporte en ese gimnasio que tanto te gusta o hacerlo en tu parque favorito. También puedes unirte a algún grupo de amigos dónde encuentres motivación grupal o intentar convencer a tu pareja o tu mejor amiga para realizar ejercicio juntos. 

Como ves la idea principal es que consigas todas las motivaciones posibles que te ayuden a mantener esta actividad durante mucho tiempo y se convierta en una rutina más en tu vida. 

Una rutina para principiantes de 7 -10 minutos 

Como te prometí te dejo esta mini rutina de 7 – 10 minutos para que puedas empezar a hacer ejercicio de forma paulatina, sencilla y natural. Puedes modificar como quieras esta rutina, pero intenta realizar todos los ejercicios ya que cada uno te ayudará a activar una zona diferente del cuerpo. Así, podrás también activar de forma básica tu metabolismo. 

2 minutos de trotar, caminar o trotar en el mismo sitio 

10 sentadillas 

14 zancadas alternas con cada pierna 

30 segundos de Jumping Jacks 

10 flexiones 

30 segundos de silla en la pared 

10 Crunch Abdominal 

30 segundos de plancha 

10 veces rodillas al pecho x2 

14 zancadas alternas con cada pierna 

30 segundos de Jumping Jacks 

10 flexiones 

30 segundos de silla en la pared

10 Crunch Abdominal

30 segundos de plancha 

10 veces rodillas al pecho x2 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Reduce las lesiones con estos 3 ejercicios de flexibilidad

Las lesiones es uno de los temas más delicados en el sector fitness. En especial, para aquellos deportistas que ya tienen cierto nivel que llevan a su cuerpo y sus músculos a límites más intensos y más exigentes. Aunque también hay muchos usuarios beginners que por no...

leer más

5 tips para evitar el estancamiento al entrenar

En este artículo me gustaría abordar uno de los temas más importantes que suele afectar a muchas personas que quieren empezar, o que ya tienen, una rutina de ejercicio. Me refiero al estancamiento al entrenar: ese momento en el que sentimos que nos falta motivación,...

leer más

Como definir y reducir grasa

En este artículo me gustaría abordar todo lo que necesitas saber sobre una rutina de definición y todo el concepto que encierran este tipo de prácticas. Y es que intentar definir implica muchas más cosas que solo bajar de peso. En este caso, cuando hablamos de rutinas...

leer más